Érase una vez… el Bilingüismo

¡Buenas, molones!

Estamos viviendo una época de cambios, de avances y de cambios de perspectiva que afectan a todos los campos, entre los que incluimos el nuestro: educación.

La globalización es una realidad que nos influye como maestros y maestras molones, ya que conlleva un proceso de cambio y adaptación a nuevas perspectivas educativas. Uno de los factores determinado por la globalización que facilita a la incorporación de estos cambios es el denominado Plan Bilingüe de centros escolares.

El bilingüismo es un fenómeno cuya puesta en práctica en los centros educativos españoles está teniendo un grandioso avance en los últimos años. Este fenómeno, al que podemos considerar joven dentro de la historia educativa española, conlleva un cambio educativo considerable, ya que requiere un cambio de punto de mira en cuestión de cómo llevar a cabo la enseñanza.

¿Qué entendemos como bilingüismo?

Como definición, el bilingüismo es aquella capacidad o cualidad de un sujeto que le hace competente en el uso de, al menos, dos lenguas distintas, pudiendo ser posible pero no imprescindible, además, el conocimiento de sus estructuras gramaticales. Este sujeto, al que podemos denominar bilingüe, domina el campo fonético, morfológico y sintáctico de ambas lenguas y hace un uso óptimo y eficaz de las mismas.

Tras esta definición, os invito a viajar en el tiempo unos años atrás para entender las raíces de este fenómeno…

oldmap

En el año 2005, nuestra Consejería de Educación dio un valiente e innovador salto al poner en marcha un proyecto ambicioso cuya finalidad es cambiar radicalmente la enseñanza y aprendizaje de lenguas extranjeras en Andalucía. Este desafío fue el plurilingüismo, nacido en Europa unos años antes, pero propulsado en España a partir de 2005. El proyecto o plan se denominó “Plan de Fomento del Plurilingüismo” (PFP), y comenzó con el fomento a la creación de una extensa red de centros bilingües por tierras andaluzas.

Con esta implantación de un nuevo sistema educativo bilingüe, los centros tenían que reorganizar su metodología y su currículo de forma que la lengua extranjera sea integrada con las demás, un currículo integrado de lenguas y de áreas y materias no lingüísticas que habría que incluirse, necesariamente, en el marco del Proyecto de Centro.

 Dos años después, en 2007, se impulsó otro gran cambio: dividir los objetivos de cada área de educación en “competencias”. Para seguir la línea de integración de lenguas, no se dividió las competencias de la lengua extranjera de la lengua materna, si no que se combinaron ambas, dando lugar a un bloque de Competencias Lingüísticas, en el año 2008.

Con estos inicios, en nuestra comunidad autónoma se ha fomentado la integración de las lenguas extranjeras y se trabaja en la conciencia de su importancia con el alumnado. Cada vez hay más centros públicos plurilingües y más oportunidades de aplicar un currículum integrado de lenguas.wearetheworld

Hemos roto con la idea de las lenguas extranjeras como meras áreas teóricas y llenas de contenidos gramaticales descontextualizados para pasar a la Nueva Era de la Enseñanza de Idiomas como vehículos y herramientas que nos facilitan la comunicación en pleno siglo XXI.

Pese a que aún queda mucho camino por delante y esto es sólo el comienzo, paso a paso, a este ritmo, el bilingüismo es y será una realidad visible en los centros educativos públicos de toda España.

Referencias:

– Roldán Tapia, R. (2011). El currículo integrado de las lenguas o de los centros bilingües: una revisión crítica. Revista Online “ECO” del CEP Córdoba. Para ver la página web de la revista, pulsa aquí.

Posts Recomendados

DEJA UN COMENTARIO